Cinco motivos para reformar tu casa en verano

El verano es época de desconexión, de vacaciones… pero en muchos hogares también es época de reformar la casa. A fin de cuentas, tenemos más tiempo libre para estar al tanto de la obra, podemos mandar a la familia fuera unos días mientras dura la reforma, ya sea a una segunda vivienda, o a un fantástico hotel

Pero además, hay otras muchas razones de carácter técnico y logístico que hacen del verano la época del año ideal para transformar tu casa. Cement Design, empresa especializada en revestimientos de cemento decorativo, nos da varios motivos para ponerse manos a la obra con una reforma en verano.

Más luz, y mejor tiempo

En verano los días son más largos. Y al igual que ese aspecto nos viene bien para aprovechar el día al máximo para hacer turismo o disfrutar de nuestros momentos de ocio, este detalle también nos permite tener más horas para trabajar. Las jornadas de trabajo pueden ser más largas, y así terminar la obra en menos tiempo. Además, en verano también hay menos posibilidades de que llueva: y ya sabes que la lluvia, en muchas ocasiones, y dependiendo del tipo de obra, puede complicar el desarrollo de las obras.

Jornadas de trabajo más cortas

En verano es habitual que muchas empresas tengan jornada intensiva. De esta manera, para los propietarios es mucho más fácil coordinarse con los profesionales que trabajen en la reforma en caso de no querer dar las llaves.

Hay menos humedad

La humedad suele jugar en contra de ciertos trabajos que hay que desarrollar durante una reforma, algo que puede provocar un retraso importante en su finalización. El verano, con un clima es más seco que en invierno, es la época ideal para evitar estos contratiempos.

Puedes aprovechar las segundas residencias

En verano muchas personas aprovechan para marcharse a sus segundas residencias. Y por tanto, es un buen momento para realizar obras en casa. Por un lado, seguramente muchos de nuestros vecinos no estarán en sus hogares porque están de vacaciones, por lo que provocaremos menos molestias al resto de la comunidad. Y por otro lado, también es una buena oportunidad para irnos nosotros y dejar que los profesionales realicen la obra con tranquilidad.

Hay más ventilación

El verano es el mejor momento para ventilar las habitaciones reformadas. El buen tiempo ayuda a que todo se seque y eliminar olores de forma más rápida que en el invierno. También a la hora de limpiar, es mucho más rápido y sencillo para comprobar que todo ha quedado bien limpio.

Puedes leer el artículo en los siguientes medios de información:


A %d blogueros les gusta esto: